Instagram y el Street Art

¿Os habéis parado a pensar como hacíamos años atrás para vivir sin un smartphone? ¿A qué parece imposible? Lo cierto es que nos arreglábamos bastante bien. No es que eche de menos eso, a estas alturas no puedo vivir sin mi iPhone, lo que sucede es que no me deja de sorprender como ha cambiado todo y en tan poco tiempo.

Si los teléfonos inteligentes nos han cambiado la vida, Instagram ha cambiado de forma radical la fotografía, revolucionando la forma de compartir las imágenes y permitiéndonos hacerlo en tiempo real, como si fuésemos profesionales. Y este cambio ha sido sumamente beneficioso para el arte urbano.

¿Qué es Instagram?

Por si queda alguien en el mundo sin saberlo, es la red social de fotógrafos (y no fotógrafos) que ha logrado convertirnos en verdaderos productores de contenido. Con tan sólo tres años de vida, la aplicación se ha convertido en un “must” para cualquier mortal. Nace en 2010; en 2011 añade hashtags (#) para ayudar a los usuarios a descubrir las fotos que otros compartían sobre un mismo tema, en 2012 es comprada por Facebook y en 2013 introduce la posibilidad de etiquetar a personas y marcas en cualquiera de las fotos.

¿Cuál es su alcance?

A los tres meses de su lanzamiento tenía un millón de usuarios registrados y hoy en día cuenta con más de 150 millones de usuarios activos al mes y más de 5 billones de fotos. Ya no sólo es una red social, se ha convertido en una plataforma de contacto, un escaparate donde todos quieren ser vistos. Su alcance es increíble.

¿Cómo ayuda al arte urbano?

Instagram crea adicción. La perfecta combinación entre red social y aplicación de retoque fotográfico, sumada a la posibilidad de geolocalizar las fotos, han hecho de esta plataforma un aliado perfecto para difundir el arte callejero.

Cada vez son más los artistas urbanos (en todas sus expresiones) que se apuntan a Instagram para publicar sus trabajos y fomentar la adicción al (Like). Lo que significa que su trabajo puede ser visto en todo el mundo el mismo día en que lo publica. Los transeúntes también hacen su aporte al subir una foto y etiquetarla con el # del artista o compartirla con un # más genérico (como #StreetArt o #Graffiti) para que aparezca en las búsquedas realizadas en el mundo entero.

Después de Flickr, Instagram ha sido sin duda uno de los cambios más significativos en la difusión del arte callejero. Cualquier fotografía por mediocre que sea puede convertirse en una obra de arte gracias a los 19 filtros que posee la aplicación, y a otras apps, dotanto a la obra de otro valor.

Esto, sumado a la posibilidad de interactuar con los fans, brinda a los artistas una herramienta muy potente para viralizar y dar a conocer su trabajo. Las cifras son de miedo: hace unos meses los usuarios de Instagram publican un promedio 40 millones de fotos por día, generando 8,500 likes y más de mil comentarios por segundo en las fotografías publicadas. Estas cifras a día de hoy seguro han cambiado y mucho. Si hacéis una búsqueda rápida en Iconosquare de un tag genérico como #StreetArt esta arrojará un resultado superior a los 5.3 millones de fotos etiquetadas, lo que os da una pauta de la cantidad de “contribuciones” que se hacen en pro del street art. ¿Qué os parece? ¿Ya os habéis apuntado a la fiebre Instagram? Recordad que es gratuita y crea adicción…

2 Comments to Instagram y el Street Art

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *